Con demasiadas preguntas

¿Cuándo te das cuenta
de que perdiste?

¿En el momento en que baja
la bandera a cuadros
y vos todavía no la ves?

¿En el instante
que todos corren a festejar
y vos seguís de rodillas
mirando el suelo?

¿Al ver un grupo de letras
que indican que
no te van a elegir?

¿Al escribir un poema
sobre darse cuenta
de cuándo se pierde?

¿Al participar?

Escuchaba sus preguntas
con mucho interés,
porque él era brillante
y yo solo un caminante sin rumbo.

Pero parecía
tan perdido como yo
en saber distinguir
una posibilidad
de una causa perdida.

Ajena a nuestras preocupaciones,
una nena arrancó una flor
que luchaba por alcanzar el cielo.