Moneda


Una moneda esperaba
del suelo  ser recogida,
pero su valor era tan ínfimo
que nadie se dignaba agacharse.
Su existencia no le importa a nadie,
quizá tampoco a ella,
que mira con desdén  
como el mundo sigue su camino natural.
No tiene más que peso simbólico,
su metal no es precioso
ni posee el relieve de una reina
o un panda.
En el inicio estuvo unida a las demás,
pero rápidamente se delimitó
su universo y sus posibilidades.
Ella lo supo mucho después,
cuando se le dio un nombre
y denominación idéntica
a tantos otros millones.
Tal como las personas,
sólo las defectuosas
sobresalen de la masa informe.
Algunas son separadas
para volver a ser fundidas,
las que escapen
caerán en las manos
de algún codicioso coleccionista
para transformarse en trofeos.
El resto,
como nuestra amiga,
se incorporará al mercado.
Allí serán testigos mudos
de hechos gigantes
en la vida de míseras voluntades.
Ese niño que recibe el juguete
que determinará su profesión,
médico,
bombero
o soldado.
Aquella mujer que despide
o libera
a sus hijos lentamente,
porque sabe que se queda sola
y se hace vieja.
El hombre que comprende
que sus proyectos
fracasaron rotundamente.
La parejita que exhibe
frente al kiosquero
su amor
mientras compran
chocolates almendrados.
El escritor que ve
que el mundo se derrumba,
su mundo,
y crea otro
para que allí sean todos felices,
pero fracasa
pues la tristeza
lo persigue incluso en sus sueños.
Hasta que un día cualquiera
la moneda se escabulle
por un bolsillo de un pantalón suelto
y el barro la disimula en el paisaje.
Ahora,
con la soledad
del perdido en el desierto
tiene el cielo por horizonte y sueña.
¿Cuál será el sueño de una moneda?
¿Volver a la unidad cambiaría?
¿Representar la compra de un caramelo?
Me gusta pensar que sueña
con ser olvidada hasta casi siempre,
hasta que los siglos la desgasten.
¿Para qué?
Porque quizá la mano
de un arqueólogo
la descubra entre los restos
de las ciudades que no sobrevivan.
Y la voz del museo anuncie
que es la única muestra
de la existencia de una
civilización desconocida.
Y que luego se den algunas
nociones básicas de economía,
como la conocemos hoy en día.