Ante el invierno

Las gotas de rocío
se transmutan en escarcha
y el viento
deja de ser caricia
para ser puñal.
El aire gélido
se convierte en un velo
ante la vida,
el sol vive en otras latitudes.
Los pulmones se hinchan
y parecen quebrarse
como el vidrio de la botella
que se cae.
Cuando parece que nada va a romper
esa coraza helada que nos recubre,
no solo el cuerpo,
sino también el corazón,
el tacto de un dedo familiar
termina el hechizo.
El torrente de sangre se deshiela
y los músculos se reaniman
después del aletargamiento.
Una caricia
es acercarse a la primavera
y un beso por asalto
volver a los días de verano.
Cualquier esquina
es un refugio para amar
y cualquier plaza
un bello sitio para abrasarse.
Qué importan los testigos,
los protocolos,
esa extraña necesidad
que a veces existe
de querer actuar
como les agrada a los demás.
No es de extrañar
que en la mirada de los alarmados,
se desprecie el invierno
más por la soledad
que por el frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.