Inalcanzable (libro nuevo)

No me inspiran las lágrimas
de los ángeles te dije
mientras llorabas
e intentaba inútilmente
consolarte.
Mis palabras se escapaban
de tus oídos
que sostenían el eco
de otra boca.
Mientras mis manos
cubrían tus hombros
y mis ojos intentaban
distraer los tuyos
una secuencia
que me era ajena
se repetía
hasta el hastío.
No es raro
que alguien se odie
por no poder ser
la luz o la sombra
de un corazón que ama.
Un deseo le pedí a mis estrellas
y es que tu nombre estuviera
para siempre grabado en ellas.
Pero el mío,para vos,
casi no existía más allá
de la tibia amistad
de mi palma calidad
sobre tu rostro helado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.