Perdidos

Una estrella
nos marco el camino
a seguir,
pero no pudimos.
O tal vez
hubo en nuestras vidas
dos guías distintas
que en un momento se cruzaron,
sólo por un momento.
Y vino el abismo,
las soledades,
las lágrimas huérfanas,
las dagas del cielo,
las luces se apagaron
y ya no pudimos
construir ningún puente.
El resto se sabe:
recorrer el desierto,
ayudado por algún oasis
para llegar al mar.
La sirena es el destino.
Puede ser
la historia de cualquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.