Temores

Está allí,
entre nosotros
pero no lo podemos
ver ni tocar.
Es algo que está
más allá de nuestro alcance,
pero también somos nosotros.
Nos sumerge en sus redes
y nos ahoga despacio.
Caer es la regla,
difícil desobedecerla
sin pagar un alto precio.
Tal vez sea
el sabor de la cicuta
en la boca de Sócrates.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.