Fénix

Tal vez no hayas existido nunca,
pero tu metáfora me parece
demasiado pertinente.
Tu medio milenio de vida
te obliga a autoconsumirte
hasta las cenizas
para reiniciar el ciclo.
Los árabes siempre te recuerdan
entre sus almohadones y alfombras,
pero tú no lo sabes.
Si estás en algún sitio,
seguramente me sobrevivirás
y tus lágrimas serán por otros.
Pero alguna de mis lágrimas
seguro dibujarán tu nombre
y entenderán tus sentimientos.
Pobre ave santa,
larga y casi eterna existencia
para descubrir antes de la llama final
que su mayor virtud
era el origen de su soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.