Absurdos

Amarte,
ahora lo entiendo
más que bien,
fue algo absurdo.
Pero toda acción humana,
desde algún
punto de vista histórico
es absurda.
Es estúpido luchar
para cambiar
lo establecido
o mantenerlo.
No tiene sentido
vivir
o morir.
Es reprochable
mostrarse sumiso
ante el objeto amado
o tiranizarlo.
Toda guerra
es un sinsentido,
aunque la paz no tiene
razón de ser.
Tomar la mano
de alguien caído
es un pecado tan grande
como abandonarlo.
En algún momento de la historia
es un absurdo el estado animal,
pero peor aún es vivir
bajo el control de un estado.
Toda desesperanza es absurda,
como cualquier utopía.
Como dijo el viejo Nietzsche una vez,
lo absurdo de una cosa
no prueba nada contra su existencia,
es más bien condición de ella.
Mas
cómo duele
entenderlo.