Sin puentes

Para Mari, en su cumpleaños

Te noto tan distinta,

tan cambiada,
tan marcada por el paso de los días
y del tiempo,
por mi ausencia en tu vida,
te noto tan distinta
que ya no sé
si te conozco.
Mañana quizá nos crucemos
y tu rostro se llenará de sorpresa
al ver que mis ojos
no te reconocen.
Hace mucho tiempo
éramos casi uno solo
y el sol brillaba
más allá del horizonte.
Hoy,
cuando el abismo mira en mí
no es capaz de identificarte
entre mis memorias.
Pienso que sólo guardo de ti
unos versos que te definen
como una muchacha dulce
y tierna que vivió una fantasía.
Es posible que tú me veas distinto,
distante,
cambiado por el paso del tiempo
y por tu ausencia en mi vida.
Supongo que esa es la muralla
después de las rupturas
o al descubrir que el amor
es un imposible, un supuesto imaginario. 
Y sin embargo,
algunas tardes de primavera,
mientras miro los jazmines,
suspiro y te recuerdo.