Al otro día

Hay un par de ventanas
que cierran paso a mis sueños.
Son tus parpados, los tiranos.

Pero ya nada importa,
tan sólo esos momentos
en que dos no existía
y éramos uno.

En mis soledades descubrí
las puertas a mí mismo
y en los dolores una profundidad
que la felicidad no conoce.

Tantas personas nos marcan durante la vida
y sus huellas son para nosotros
como la corriente de agua dulce a la roca
que humildemente descansa en la cuenca de un río.

El destino de mis palabras ya no tiene sentido,
puede ser para ti o para otra persona,
con el tiempo uno olvida,
en los límites de la memoria,
quién es el acreedor y quién el deudor.

Sé, eso es claro,
que en algún momento quise a alguien,
que odie,
que tuve amigos,
que perdí
y gane.

Al final de cuentas, eso es la vida.
Una larga carrera con un final conocido,
dónde lo importante no es durar mucho tiempo,
sino hacer valer el tiempo que tenemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.